miércoles, 21 de agosto de 2013

LA MODA EN LA HISTORIA - LOS AÑOS 30


 Mary Pickford
 
Podemos decir, que la década de los años 30, comienza con el cierre de la Bolsa de NY en 1929, y la consecutiva crisis económica mundial, que influye sustancialmente en todos los ámbitos.
El crack del 29 supone para los creadores, adaptarse a las nuevas necesidades, con materiales más baratos, y libres de artificios, lo que caracteriza la sobriedad de la época.

 Filas para conseguir un empleo en la Gran Depresión
 
Las siluetas se afinan y se crean vestidos con estructuras frescas, drapeados y pliegues que se abren en la parte de abajo aportando mucho movimiento.

El desarrollo de las fibras sintéticas hizo que la seda artificial fuera mucho más económica, así como el poliester y el nylon, por lo que las medias pudieron ser más asequibles.
Las faldas se alargan, se entalla la cintura, el sombrero se agranda y el corte de pelo es un poquito más largo, con sofisticadas ondas. Aparecen los primeros pantalones para mujeres y los vestidos de punto.El punto fuerte de sensualidad lo ponen los pronunciados escotes y las espaldas al aire.Así como también al aire los dedos, a través de finas sandalias.
Volvieron las curvas a la moda y el arreglo de prendas, para darles un segundo uso y las confecciones caseras fueron una necesidad.


 
La llegada del cine sonoro trajo consigo nuevas estrellas de cine que fueron todo un referente de estilo para la década; Barbara Stanwyck, Mae West, Joan Crawford, Bette Davis, Norma Sharer, Katherine Hepburn, Greta Garbo, Marlene Dietrich...
Los modistos contribuyeron a hacer de estas, grandes iconos de la moda, pues el cine y las revistas difunden un estilo de vida que no se corresponde con la realidad. Surgió una generación de fotógrafos como Cecil Beaton, Man Ray o Horst P. Horst, que aportan una visión de la fotografía que hace que esta, se convierta en un arte estético fundamental para el desarrollo posterior de la moda.

 Fotografías de Horst P. Horst y Man Ray respect.
 
Se vive el momento de mayor glamour de Hollywood, proponiendo un paradigma femenino delgado, atlético y bronceado, con aspecto muy cuidado y la absoluta perfección en maquillaje, manicura, vestuario y finísimas cejas.
Las actrices se esforzaron en ser esas grandes divas que eran, sin descansar de su aspecto de diosas, ni delante ni detrás de las cámaras, característica principal de la edad de oro de Hollywood.

Como decíamos, los modistos fueron los artífices de la imagen de "femme fatale" gracias a sus diseños.

 Vestidos de Maggy Rouff y Travis Banton respec.
 
Travis Banton, el modisto que acompañó a Marlene Dietrich durante toda su carrera, le debe su fama  la vestido de novia que diseñó para Mary Pickford en 1919; en 1924 es contratado en exclusiva por la Paramount. Utilizaba transparencias, infinitas gasas, pieles de zorro rojo y miles de metros de plumas para algunos de sus diseños.

Marlene Dietrich vestida por Travis Banton 
 
Igualmente Mainbocher, también diseñador norteamericano, verá el momento más importante de su carrera en 1937, cuando diseñó el vestido de novia de  Wallis Simpson,  para su boda con el Príncipe de Gales Eduardo VIII, hecho que fue de gran trascendencia, puesto que el Príncipe, renunció a su trono por su novia americana. El vestido fue creado exclusivamente para ella, y fue un precedente en la moda de esos años, que nos dieron las imágenes de vestuario más sublimes del cine.También fue el artífice de los vestidos sin tirantes que se sujetaban con una pseudo-manga por debajo de los hombros.

Wallis Simpson en su boda con el Príncipe de Gales
Eduardo VIII, vestida por Mainbocher
 
También Cocó Chanel, que triunfó aún más si cabe que la década anterior, fue contratada por el magnate hollywoodiense Samuel Goldwing, por un millón de dólares para vestir a las grandes musas del celuloide.


Jean Patou, Maggi Rouff, Madeleine Vionnet, quien introdujo la útil técnica del corte al bies, que reavivó el interés por la forma natural del cuerpo, Madame Grés con su maravillosos vestidos de inspiración griega, plisados, con apenas costuras, Marcel Rochas, Lanvin, Schiaparelli, Lucien Lelong, Nina Richi, fueron algunos de los genios del textil que nos dio la década.

 
Madeleine Vionnet
 
La Gran Depresión, también impactó en la sociedad, creando movimientos artísticos de protesta; las Vanguardias.

A principios de siglo, la moda renuncia al volumen y empieza a estar marcada por las corrientes artísticas vanguardistas.
El cubismo, cuyo mayor exponente fue el español Pablo Picasso, influenció las creaciones de Chanel y Vionnet. Se basa principalmente en la geometría,  representando todas las partes del objeto en el mismo plano.
El orfismo de Robert Delaunay, o el expresionismo con figuras como Paul Klee perteneciente  a La Bauhaus; una escuela alemana de artesanía, diseño, arte y arquitectura, que fue cerrada en 1933 con la llegada al poder del partido nazi; fueron corrientes que crearon una gran influencia.

La Escuela Bauhaus 
 
Pero tal vez el movimiento artístico mas significativo fuera el surrealismo, cuyo apogeo se vivió en París durante la exposición del 38. Encabezado por André Bretón, quien publicó el Manifiesto Surrealista del 24; fue seguido por autores de la talla de Miró, Man Ray o Salvador Dalí.
Dalí, trabajó conjuntamente con Elsa Schiaparelli, y este fue el hilo conductor entre el surrealismo y la moda.

Elsa Schiaparelli en 1933 creó la manga pagoda, y en 1935 introdujo la cremallera en sus diseños. Innovó con tejidos como el rayón, látex o celofán, con prendas tan controvertidas como el sombrero zapato, el vestido esqueleto, el bolso teléfono o el abrigo escritorio, creación inspirada en los cajones de La Venus de Milo. Schiaparelli, revolucionó la moda de los años 30 y 40 sin tener ningún tipo de preparación profesional. En el 54 cerró su taller.

 
Diseños de Elsa Schiaparelli
 
Otro de los  gigantes de la moda, que revolucionó el mundo de la costura fue Lucien Lelong, quien empleó en sus talleres a Balmain, Dior y Guivenchy, y en 1939 diseñó faldas de gran vuelo y cintura estrecha que precedían el "new look" del 47 de Dior (que también se atribuye a Balmain y a Mainbocher).

Lucien Lelong 
 
Lelong,presidente de la cámara de costura entre1936 y 1946, también fue un importante hombre de negocios y gracias a su posición como empresario, logro que en París, durante la ocupación alemana, las casas de moda no tuvieran que trasladarse a Berlín " La moda está en París, o no está" . Gracias a su gestión, 92 casas de costura siguieron abiertas durante la contienda.

Balmain 1939
 
Pero la moda, a demás de la parte económica, también es influída por la propaganda fascista; en una Europa donde la Guerra provocaba hambre y miseria, la moda en Italia y Alemania, no prosperó porque se fomentó la industria textil nacional y regionalista.
En España, durante la Guerra  Civil del 36, los modistos que habían surgido hasta entonces, como Balenciaga o Antonio Castillo, tuvieron que continuar sus carreras  en París.
 
 Antonio Castillo
 
Fotos Pinterest 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada